CDMX sacará de circulación autobuses de combustión interna para 2025

- Por

Doce grandes ciudades del mundo, entre ellas la Ciudad de México (CDMX) firmaron el día de hoy un acuerdo a través del cual se busca sacar de circulación autos y autobuses impulsados por combustibles fósiles, para 2025. La medida contempla sustituir el parque vehicular de transporte público, por buses todo eléctricos.

Londres, París, Los Ángeles, Copenhague, Barcelona, Quito, Vancouver, Milán, Seattle y la Ciudad de México, se encuentran entre las metrópolis que firmaron el acuerdo. La medida, ciertamente, ha sido muy bien recibida por la industria de buses eléctricos.

El acuerdo se logró durante la sexta edición de la Cumbre de alcaldes C40: Ciudades liderando acciones climáticas, en la que participó Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la capital del país. El objetivo es claro y obvio: disminuir las emisiones carbónicas a la atmósfera, en particular aquellas emitidas por el transporte público, urbano.

Y es que, lo sabemos ya, la contaminación del aire en la ciudad es uno de los problemas ambientales más graves que enfrenta: la Organización Mundial de la Salud emitió límites recomendados a las emisiones carbónicas en zonas urbanas: la Ciudad de México duplica esos límites.

De acuerdo con el  Fideicomiso para el Mejoramiento de las Vías de Comunicación del Distrito Federal de México, existen 3.5 millones de vehículos en la ciudad con un alto consumo de combustible fósil. La reducción de estos vehículos implicaría una importante reducción de dióxidos nitrosos y carbónicos, sustancias altamente nocivas para el aire y los pulmones.

Esta medida se alinea a otra importante que mantiene el gobierno de la capital, que es el de impulsar de forma agresiva la instalación de electrolineras, y en general, el parque vehicular eléctrico. Esto, como consecuencia de las metas autoimpuestas por gobierno, en el marco del Acuerdo de París, para incrementar el uso de energías renovables.

La firma de Miguel Ángel Mancera en el Fossil Fuel Free Streets Declaration, lo compromete a a implementar una transición en dos fases; la primera: adquirir buses todo eléctricos, con el apoyo de todas las instituciones, a partir de 2025; y procurar que una parte importante de la ciudad sea cero-emisiones para 2030.

Otras ciudades, como Los Ángeles, tienen medidas parecidas a la adoptada recientemente por las doce urbes. El Los Angeles County Metropolitan Transportation Authority, encargado del transporte público urbano en la ciudad, ya tenía planes de convertirse en todo eléctrico para 2030, incluso ya habían reemplazado por eléctricas, sus cien primeras unidades.

El gobierno de Londres, de igual forma, introdujo el año pasado su primer bus de doble piso todo eléctrico; Sadiq Khan, el alcalde londinense, celebró el acuerdo con estas palabras: “estoy absolutamente comprometido a reducir los efectos tóxicos y mortales de los gases emitidos por nuestro transporte público. Queremos convertir a Londres en una ciudad cero-carbono; por eso estoy tan orgulloso de nuestro acuerdo. Prueba de nuestro compromiso, fue la puesta en marcha de nuestra T-Charge, la norma más estricta de emisiones con la que cuenta nuestra ciudad, que nos ha ayudado a recudir de forma importante nuestros índices de contaminación”.

Por otro lado: Anne Hidalgo, la alcadesa de París, dijo: “los grandes problemas de contaminación requieren grandes soluciones, y tenemos que hacerles frente: no seguiremos tolerando la contaminación atmosférica dado que vulnera la salud de nuestro habitantes”.

La norma firmada por los doce alcaldes, contemplará además otras iniciativas añadidas, como por ejemplo, incrementar el parque de bicicletas y el uso de transporte limpio compartido, incrementar el uso y producción de autos cero emisiones.

En opinión de los expertos, la medida podría incentivar a la industria de autobuses eléctricos, que ya había estado esperando un suceso como este. En particular, en la CDMX, ya se tenía una propuesta en el pleno, para sustituir completamente el parque de buses y taxis convencionales, por eléctricos, de la mano de la compañía VEC, Vehículos Eléctricos Corporativos.