Francia quiere ser 100% eléctrico: anuncia la prohibición de autos a gasolina y diésel para 2040

- Por

El flamante ministro de Transición Ecológica y Solidaria de Francia, Nicolas Hulot, ha anunciado en el día de hoy una serie de medidas, entre las que se encuentra la futura prohibición de los autos impulsados por gasolina y diésel, que apuntarán a hacer de Francia un país carbón neutro para 2050. El país también buscará dejar de usar el carbón para producir electricidad para 2022, e invertirá unos 4 mil millones de euros para contribuir a aumentar la eficiencia energética. «Queremos demostrar que la lucha contra el cambio climático puede conducir a una mejora de la vida cotidiana de los franceses», explicó Hulot.

Lo llamativo de una de las medidas notificadas por el ministro radica en que se tratará de una prohibición, y no de incentivos que apunten a reducir las ventas de automóviles contaminantes, como está ocurriendo en países como Noruega, que se ha planteado la meta de lograr que el 100% de las nuevas ventas de automóviles sean totalmente eléctricos para 2025. El caso de Francia es mucho más radical: se habla de iniciar un período de eliminación gradual para lograr “el final de la venta de vehículos de gasolina y gas entre ahora y 2040”, según palabras del propio ministro.

En esa dirección, ya están ofreciendo incentivos económicos para aquellas personas que tengan bajos ingresos, con el objetivo de ayudarlos a reemplazar los vehículos a base de combustibles fósiles por autos a batería. «El gobierno ofrecerá a cada francés un bono para reemplazar su coche diésel anterior a 1997 o su auto de gasolina previo a 2001 por un vehículo nuevo o de segunda mano», dijo Hulot.

Hulot admitió que se trata de una meta ambiciosa que sin dudas pondrá presión sobre las fabricantes de automóviles francesas, aunque reconoció que “existen proyectos que pueden cumplir esa promesa”. Bloomberg Energy Finance cree que el 54% de las ventas globales de autos nuevos serán eléctricos en 2040 y los analistas de Morgan Stanley los colocan en el 50% de las ventas de automóviles nuevos. De cualquier manera, de continuar la caída en los costos de las baterías, los autos eléctricos se convertirían en la primera elección al adquirir un vehículo nuevo más pronto de lo esperado.