Autos eléctricos generan ahorros por hasta $1,000 dólares anuales por conductor en EEUU

La industria de los automóviles eléctricos quiere pisar el acelerador a fondo en Estados Unidos. La transición hacia los vehículos limpios se desarrolla de manera gradual, pero sostenida en la Unión Americana. La ventas de coches limpios aumentaron cerca de 40% en el 2016, en comparación con el ejercicio previo y a las expectativas apuntan a un incremento mayor en el presente año.

Por si fuera poco, un reciente estudio elaborado por la Unión de Científicos Preocupados (UCS, por sus siglas en inglés) mostró que conducir un vehículos eléctrico en Estados Unidos puede ahorrarle a un conductor entre 443 Y 1,077 dólares al año, dependiendo de los costos de gasolina y electricidad de cada ciudad, con una media promedio de 770 dólares.

El estudio, aplicado en las 50 ciudades más importantes de la Unión Americana, deja en claro que los ahorros podrían aumentar considerablemente conforme la industria de los vehículos verdes se consolida. Pues conforme la demanda de los mismos aumente, los precios de las unidades se ajustarán gradualmente a la baja.

Además, los costos de la electricidad en Estados Unidos son más estables, que los volátiles precios de la gasolina, que generalmente están condicionados a las cotizaciones del galón del combustible motor comercializado en los mercados internacionales.

Incluso, el estudio recomienda realizar la mayor parte de las recargas eléctricas en la noche, cuando el costo de la electricidad disminuye por no ser horario pico; en contraste, el costo de la gasolina se mantiene fijo durante las 24 horas del día, con la certeza de que aumentará en los días festivos y las temporadas vacacionales en Estados Unidos, fechas que generalmente son utilizas por los ciudadanos para realizar largos viajes por carretera.

Sin embargo, pese a los atractivos beneficios que ofrecen los vehículos eléctricos, la industria de los vehículos limpios aún no se desarrolla como desearían los principales promotores del sector, en comparación con los mercados de Asia, principalmente en China, y Europa, con Noruega a la cabeza, que están aplicando políticas ecológicas y fiscales para acelerar la transición.

Estudios en general sugieren que la industria de los automóviles eléctricos debería tomar el control del mercado automotriz en Estados Unidos hasta mediados de la década de 2030. En China y Noruega el boom de los vehículos limpios debería llegar en el transcurso de la primera mitad de la próxima década.

Discusión