Ford acelerará a 11,000 mdd sus inversiones para fabricar automóviles eléctricos

- Por

La automotriz estadounidense Ford duplicará el monto de sus inversiones para llevar al mercado 40 autos híbridos y eléctricos para el 2022, como parte de su estrategia para acelerar su presencia en el mercado de los vehículos limpios.

La empresa anunció el fin de semana en el marco del Salón del Automóvil en Detroit 2018 que estima invertir 11,000 millones de dólares en los próximos cinco años, cifra superior a los 4,500 millones de dólares inicialmente previstos, como parte de su estrategia para desarrollar automóviles limpios.

“Estos 11 mil millones de dólares que están viendo significa que entramos de lleno ahora”, explicó el presidente ejecutivo, Bill Ford en el marco de la feria en Detroit. “La única pregunta es si los clientes estarán alineados con nosotros y creo que lo harán”, confió.

Para el presidente del sector de ventas internacionales de Ford, Jim Farley, quien el año pasado anunció que invertirían 4,500 millones de dólares en los vehículos eléctricos, esta apuesta es todavía mucho más atrevida. “Estamos indicando hacia dónde estamos yendo y cómo jugaremos en el segmento. Vamos a electrificar nuestros modelos más icónicos, nuestros clientes quieren buenos productos”.

La compañía, que tiene previsto sumar 16 vehículos eléctricos y 24 híbridos a su producción internacional para 2022, enfatizó que convertirán en amigables varios de sus modelos icónicos, incluyendo una camioneta F-150, uno de sus productos más populares, que ahora la llevaran a la modalidad híbrida. “Queremos mostrar que la empresa está electrificando todos sus vehículos emblemáticos”, refrendó Jim Farley.

Ford, que utilizó la apertura del Salón 2018 para reintroducir el modelo Ranger, una camioneta de tamaño mediano que la constructora había retirado en 2011 y ahora retorna modernizada, no especificó que automóviles existentes serán convertidos a híbridos o eléctricos.

General Motors, Toyota, Nissan y Volkswagen ya han presentado planes ambiciosos para ofrecer más vehículos eléctricos, como parte de sus estrategia para migrar hacia el mercado de los automóviles limpios y ajustarse a las políticas amigables de algunos países del mundo para controlar las emisiones de carbono.