Ford planea producir su automóvil crossover eléctrico en México

- Por

La automotriz estadounidense Ford Motor acaba de sorprender al mercado con la noticia de que trasladará la producción de su automóvil crossover eléctrico a México desde Estados Unidos, para comenzar con los trabajos de ensamblaje en su planta de Cuautitlán Izcalli en 2020.

Ford planea trasladar al Estado de México parte de su ingeniería de automatización eléctrica, para dar paso a inversiones adicionales para vehículos autónomos en su planta de Flat Rock en Michigan. Tiene estimado incrementar los desembolsos de 700 millones a 900 millones de dólares en territorio estadounidense.

La noticia toma por sorpresa al mercado automotriz, después de que a principios del año, Ford decidió cancelar una inversión por 1,600 millones de dólares destinada para construir una planta en el estado mexicano de San Luis Potosí, como resultado de la presión ejercida por las políticas proteccionistas del presidente Donald Trump.

En ese momento, en enero, la automotriz estadounidense informó que invertiría 700 millones de dólares en la expansión de su planta en Michigan para producir vehículos autónomos y eléctricos, además del Mustang y el Lincoln Continental. El anuncio fue celebrado por el presidente Trump en sus redes sociales.

Sin embargo, el reciente anuncio de Ford sugiere que la firma está cambiando de dirección para reducir costos y ajustarse a la volatilidad de las industria de automóviles convencionales. El nuevo plan sería convertir Flat Rock en un centro de fabricación de vehículos autónomos, que llegarían en 2021, y construir una línea de montaje dedicada a vehículos eléctricos en su planta de Cuautitlán, México, cuya producción está programada para comenzar en 2020.

Es importante señalar que a automotriz estadounidense mantiene la producción de su modelo Fiesta en la planta de Cuautitlán Izcalli. No obstante, en lo que va del año, las ventas de este subcompacto no van bien en el mercado estadounidense, ocasionando la acumulación de existencias.

Recientemente el nuevo CEO global de la empresa, Jim Hackett, puso énfasis en la necesidad de redistribuir la producción para reducir la capacidad ociosa en las plantas. Por esto, el modelo Focus se producirá en China, donde había capacidad ociosa. Incluso anunció que incrementará su producción de autos eléctricos para ajustarse a las políticas ambientales del gigante asiático.

Por si fuera poco, el reciente anuncio de Ford llega en plena incertidumbre sobre el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), cuya actual renegociación podría generar la cancelación del mismo después de dos décadas de operación.

En México, Ford tiene dos plantas dedicadas al ensamble de vehículos: una en Hermosillo, Sonora, y otra en Cuautitlán Izcalli, Estado de México, sitio manufacturero que también utiliza para recibir autos importados de la Unión Americana.