Tesla mete reversa (otra vez) a los objetivos de producción del Model 3

- Por

Tesla ajustó por tercera ocasión sus proyecciones de producción del Model 3, decepcionando nuevamente a miles de clientes de la clase media, quienes tendrán que esperar unos meses más para poder conducir el “vehículo de bajo costo” del gigante de los automóviles eléctricos.

La empresa fundada por Elon Musk informó que ahora espera producir 2,500 vehículos semanales al final del primer trimestre, para alcanzar las 5,000 unidades al término del segundo trimestre, es decir, hasta finales de junio de 2018. La estimación contrastó con las recientes declaraciones de la empresa, que había dejado entrever que estaba superando sus problemas de producción.

“Durante el cuarto trimestre, hicimos grandes progresos aliviando el cuello de botella en la producción del Model 3, con un aumento significativo de nuestra tasa de producción hacia el final del trimestre”, dijo la compañía.

Sin embargo, una vez más la producción ha sido retrasada, incrementando las dudas de que Tesla pueda tener la capacidad para fabricar autos en serie de bajo costo como lo ha mencionado. El noviembre pasado, Musk prometió alcanzar las 5,000 unidades para finales de marzo, después de que estimó inicialmente que llegaría a ese objetivo a término del 2017.

El retraso provocó que las acciones de la compañía con sede en Palo Alto, California, cayeran un 2 por ciento en las operaciones “after-hours” en el mercado electrónico; en las operaciones matutinas de Wall Street moderaban sus descensos a sólo una caída de 0.5% a un precio de 316 dólares, un valor 21 por ciento inferior a su cotización récord de 385 dólares, registrada el 18 de septiembre pasado, antes de la presentación de su automóvil de bajo costo.

Tesla consumió 1,100 millones de dólares en gastos de capital en su tercer trimestre, mientras que en noviembre estimó que el gasto de capital del cuarto trimestre también sería de similar a los 1,100 millones, despertando las preocupaciones entre los inversionistas de que la compañía pueda soportar mucho tiempo un aumento de costos sin tener ingresos similares.

El Model 3 es una pieza clave en la estrategia de Tesla para consolidar su éxito a largo plazo, pues al ser un vehículo de bajo costo (entre 33,000 y 43,000 dólares), aumenta las expectativas de la compañía de hacerlo el primer constructor en serie de vehículos limpios del mundo, en medio de una creciente competencia en el mercado de automóviles eléctricos.

En el cuatro trimestre, Tesla entregó 29,870 vehículos, de los cuales 15,200 fueron sedanes del Model S, 13,120 fueron SUVs del Model X y sólo 1,550 fueron del Model 3, aunque al final de ese periodo alcanzó una producción de 2,425 del modelo de bajo costo.

“Esperamos tener un número ligeramente mayor a través del primer trimestre, en una tasa semanal cercana a 2,500 vehículos Model 3 al término de ese periodo. Tratamos de alcanzar la meta de los 5,000 por semana para finales del segundo trimestre”, abundó la compañía fundada por Elon Musk en julio de 2003.