La famosa furgoneta de Volkswagen volverá en 2022 y será todo-eléctrica

Así lo anunció el CEO de la fabricante alemana, Herbert Diess, durante un discurso brindado en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach, California, evento que reúne en agosto de cada año a 200 de los más preciados coches de colección e innovación del mundo. “Este vehículo une el pasado y el futuro, así como Pebble Beach y Silicon Valley”, expresó el director general de Volkswagen. El icónico vehículo, asociado usualmente a hippies y surfers, debutará en 2022.

La decisión de producir esta van de manera masiva, apuntando al mercado norteamericano, europeo y chino, llega tras el éxito que tuvo el prototipo conocido como I.D. Buzz, presentado por la compañía en el marco del NAIAS -North American International Auto Show-, salón del automóvil realizado en Detroit a principios del corriente año. “Después de las presentaciones, recibimos un gran número de cartas y correos electrónicos de clientes que dijeron «por favor construye este coche»”, explicó Diess a los presentes.

Respecto a las especificaciones del auto, se ha revelado que existirán dos versiones, siendo una estándar y la otra de gama alta. La primera contará con tracción trasera, 268 caballos de fuerza, una batería de 83 kWh y un rango aproximado de 322 kilómetros. El modelo más lujoso, por su parte, tendrá un sistema de tracción total con una potencia de 369 caballos de fuerza, una batería de 111 kWh que proporcionará un alcance de 435 kilómetros y, además, podrá acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en tan sólo 5 segundos. Además, ambas furgonetas poseerán un kit de accionamiento eléctrico modular (MEB), una tableta como pantalla y espacio para bicicletas y tablas de surf. “El concepto de Buzz proporciona una experiencia de conducción totalmente eléctrica, totalmente conectada, mientras que ofrece un amplio espacio para pasajeros o carga”, explican desde la compañía.

Volkswagen incorporará a este minibús -totalmente eléctrico y de 5 metros de largo- un sistema de conducción autónoma nivel 3, lo que implica control de movimiento longitudinal y lateral, y una completa capacidad de detección y respuesta ante objetos y eventualidades; esto significa que el coche andará “solo”, aunque necesitará de una persona que lo respalde ante cualquier falla. A su vez, se ofrecerá una versión comercial, que se espera cuente con una importante capacidad de carga.

El anuncio forma parte de la Estrategia 2025, que apunta a tener más de 30 modelos todo-eléctricos para ese año y, también, a abandonar la mala fama que le dejó el escándalo conocido como dieselgate, donde la compañía admitió haber usado un software especial para engañar a las regulaciones oficiales respecto al nivel de emisiones de sus vehículos.

Discusión